MÁRTIR INSTITUCIONAL

El 19 de agosto de 1921, nace don Juan Enrique Robert Robert, de profesión joyero, casado con doña María Teresa Robert González, con quien tiene 5 hijos: Juan Carlos, Teresa, Emilia, Susana y Cecilia, quien ingresa a las filas 8 de junio de 1949, participando activamente en las actividades primerinas. El fatídico día 14 de junio de 1953, a las 11 de la mañana aproximadamente, Robert se encontraba en el segundo piso de su casa jugando con sus hijos, cuando siente olor a humo; al bajar se da cuenta que la cocina a parafina que estaba cerca de la escala se había inflamado y propagaba el fuego hacia la parte superior de su casa. Sale rápido y llama telefónicamente a la Primera Compañía, ubicada en Antonio Ebner nº 35, desde un negocio contiguo a su domicilio, dando la Alarma de Incendio. Regresa a su casa y antes de subir se pone su uniforme de trabajo. El fuego ya había llegado al segundo piso: Toma a sus hijos Juan Carlos y María Teresa lanzándolos del segundo piso en medio de las llamas, recibiéndolos en la calle en un colchón, el Cuartelero Sr. Muñoz y el Teniente Sr. Paredes de la 10ª Comisaria de Carabineros. A las órdenes del Comandante Gustavo Neveu G. se inicia la extinción del Incendio, remojando el techo para evitar su hundimiento y bajar las grande llamaradas que abrasaban completamente la casa de nuestro voluntario en San Pablo nº 4260, actual nº 4350. El Carro-Bomba de la Primera Compañía, mandaba agua desde el único grifo del sector, que no tenía buena presión y se encontraba frente a la 10ª Comisaria de Carabineros, actual 22ª Comisaria. Robert regresa al dormitorio, al salir de este con dos de sus hijas en si brazo derecho, y la última en su brazo izquierdo, se hunde el piso que estaba en llamas, cayendo con ellas al fuego. Su cuerpo uniformado y sin vida se encontró en el primer piso de la casa, abrazando fuertemente a sus tres pequeñas hijas que también habían fallecido. El Cuerpo de Bomberos y la comunidad toda se conmovió profundamente por el hecho y todas las banderas en la comuna, espontáneamente se izaron a media asta. El día 16 de junio de 1953, a las 11 de la mañana se efectuaron los funerales de sus hijas, y a la 1 de la tarde los funerales de nuestro Mártir. Nos acompañaron todos los Cuerpos de Bomberos de vecinos, incluyendo a Valparaíso y San Antonio. “Llanto y no lluvia, cayó sobre tres ataúdes blancos”, “Pagaste con tu sangre el cumplimiento del deber” señalan los titulares de la prensa escrita de la época. -Los que lo conocieron, lo describen como buena persona, buen padre y buen amigo. Era quien siempre servía un vaso de vino extra, por si algún Voluntario o amigo llegara al Cuartel en alguna reunión; es así como aún a la fecha, cuando se realiza alguna cena, el voluntario más nuevo le deja un pequeño vaso con vino en su honor, en el lugar donde se veneran sus reliquias. -Su ejemplo ha marcado a varias generaciones de Bomberos, es por esto que en el Desfile Anual en su Memoria, se suele ver a Ex voluntarios acompañando a la Compañía en este Acto que recuerda el Compromiso que se debe tener con la Institución.-